domingo, 6 de junio de 2010

HABILIDADES MOTORAS

Las habilidades motoras finas, como abotonar una camisa y dibujar, involucran coordinación ojo-mano y músculo pequeños.

Capacidad para dibujar un círculo si se lo solicita, a los 3 años

  • Utilizar tijeras de punta roma para niños
  • Capacidad para dibujar un cuadrado y un triángulo a la edad de 4 años
  • Progresar con el uso de las tijeras hasta cortar en línea recta
  • Capacidad de ponerse la ropa correctamente
  • Manejar bien la cuchara y el tenedor al comer
  • Capacidad para montar rompecabezas
  • Capacidad para jugar con barro o plastilina.
  • Tienen la capacidad de manipular objetos pequeños.
  • Capacidad para dibujar un triángulo.

Muchos niños experimentan dificultades con las habilidades motoras finas, la principal razón es simplemente que aún no han desarrollado el control muscular, la paciencia y el razonamiento necesarios, en parte porque todavía no se ha completado la mielinización del sistema nerviosa central. Muchas habilidades motoras finas comprometen las dos manos y por lo tanto los dos lados del cerebro. Si una mano no sabe lo que la otra está haciendo es porque el cuerpo calloso y la corteza prefrontal todavía están inmaduros, los cordones se llenan de nudos, las hijas de papel se rompen, las cremalleras se traban, etc.

Para unos niños, a la inmadurez neurológica se le añaden unos dedos cortos y gruesos. A menos que los cuidadores tengan presentes estas limitaciones cuando seleccionan utensilios, juguetes y ropas, la frustración y la destrucción serán inevitables. Los preescolares suelen romper a llorar cuando no pueden atarse las botas, si no logran encajar una pieza en el rompecabezas, etc. Por fortuna, etas frustraciones van desapareciendo a medida que el niño va ejercitando las habilidades motoras finas hasta que logra dominarlas.

La distinción entre las habilidades motoras gruesas y las habilidades motoras finas, no significa que trabajen por separado, ya que todas estas habilidades se apoyan una sobre la otra, con las habilidades motoras gruesas que estimulan las habilidades motoras finas y viceversa. La teoría de los sistemas dinámicos: paulatinamente los bebés logran mayor control sobre los movimientos simples y luego integran estas habilidades en sistemas coordinados cada vez más complejos. A pesar de su capacidad para combinar actividades motoras simples en secuencias cada vez más complejas. Estas habilidades surgen más adelante, a medida que sus músculos maduran y los niños incrementan su capacidad para aprovechar la información visual para coordinar sus acciones.

A medida que los niños en edad preescolar se desarrollan en ambos tipos de habilidades motoras, combinan continuamente las habilidades que ya poseen con las que están por adquiriendo para producir capacidades mas complejas. Dichas combinaciones de habilidades se conocen como sistema de acción.

  • Desarrollo artístico:

Los dibujos iniciales reflejan la madurez del cerebro y son similares en niños de diferentes naciones y culturas.

La etapa de los garabatos. Surge a los dos años de edad y los adultos suelen pensar que estos garabatos son aleatorios y sin sentido. No obstante, los niños se interesan principalmente por la colocación de los trazos en el papel. Kellogg ha identificado 20 trazos básicos (como líneas o zigzags) y ha identificado 17 patrones de ubicación de los trazos en el papel que aparecen hacia los dos años de edad.


La etapa de la forma surge hacia los tres años. Los niños dibujan diagramas con seis formas básicas: círculos, cuadrados o rectángulos, triángulos, cruces, letras X y formas desiguales.


En la etapa de diseño, que alcanzan con rapidez desde la etapa anterior, los niños mezclan dos formas básicas en un patrón complejo. Se trata de dibujos abstractos. Los adultos suelen desechar y no valorar estos dibujos porque no son dibujos de algo concreto (como un árbol o una casa). Sin embargo, los adultos que empujan a los niños a dibujar objetos de la vida real están perjudicando el desarrollo artístico del niño.


La etapa pictórica comienza entre los cuatro y cinco años. Los niños empiezan a dibujar cosas de la vida real. Este paso del dibujo abstracto al dibujo representacional marca un cambio fundamental en el propósito del dibujo de los niños. Los elementos primarios en el arte consisten en un interés por la forma y el diseño, que es precisamente lo que caracteriza el dibujo de los niños en las primeras etapas. Pero después de los primeros años de escuela, cuando los adultos los presionan para pintar la realidad, sucede este cambio de lo abstracto a lo representacional y es cuando muchos niños que antes se divertían dibujando, pierden el interés artístico que tenían en un principio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada